Nueva sentencia favorable: declarada la NULIDAD de un SEGURO DE VIDA de prima única y varias CLÁUSULAS abusivas de un contrato de préstamo al consumo

El Juzgado de 1ª Instancia nº 5 de San Sebastián, en un procedimiento en el que la defensa jurídica del consumidor ha sido asumida por este Despacho, ha dictado Sentencia declarando la NULIDAD ABSOLUTA de un contrato de seguro de vida de prima única suscrito entre nuestro cliente y Banco Cetelem.

La entidad bancaria y nuestro cliente concertaron un préstamo al consumo, cuya contratación fue asociada a la firma de un contrato de seguro de vida de prima única financiada, por importe de 2.631,60€, importe cuyo pago que se prorratearía mes a mes durante toda la vida del citado préstamo.

La reciente Sentencia, de fecha 22 de febrero, pudiendo por tanto ser recurrida en apelación, no considera acreditado que el consumidor contratase el seguro voluntariamente, declarando la nulidad radical del citado contrato. La consecuencia jurídica de dicha declaración de nulidad es la devolución de aquellas cantidades que fueron abonadas por el consumidor en concepto de “prima de seguro”, que en el presente caso se detraerán de la deuda pendiente con la entidad.

Asimismo, la resolución declara la nulidad de la cláusula de comisión de reclamación de posiciones deudoras y la cláusula de comisión de “formalización” del préstamo.

Acerca de la comisión por reclamación de posiciones deudoras, la sentencia declara su abusividad de conformidad con el artículo 85.6 TRLGDCU, “por el desequilibrio prestacional en demérito de la posición del consumidor derivado de la imposición de una indemnización desproporcionadamente alta al consumidor que no cumpla con sus obligaciones. “

Continúa argumentando la resolución: “Y en particular, por atentar contra el principio del art. 87.5 TRLGDCU, que se refiere a una estipulación “que prevea el cobro por productos o servicios no efectivamente usados o consumidos de manera efectiva”, puesto que elementalmente, la reclamación de cobro no es un servicio para el prestatario a quien se reclama. Igualmente por infracción del art. 89.3 LGDCU, que considera abusiva “la imposición al consumidor de los gastos de documentación y tramitación que por ley corresponda al empresario”, puesto que la recuperación de impagados corresponde por ley al acreedor y no puede repercutirse la gestión de cobro al cliente moroso.”

En igual sentido se pronuncia con respecto a la comisión de “formalización”, pues como ya exponíamos en nuestra demanda reconvencional, dicho cobro no responde a la realidad de un servicio prestado, requisito indispensable para otorgar validez a este tipo de comisiones bancarias. Ciertamente, existe una previsión legal sobre este tipo de comisión, siempre que responda a un servicio solicitado o expresamente aceptado por el consumidor, y siempre que el servicio haya sido efectivamente prestado o haya habido un gasto que justifique realmente el cobro de dicha comisión.

Considera la Sentencia que debe estimarse la nulidad de las cantidades cobradas en concepto de comisión de “formalización”, fundando dicha nulidad “en la abusividad de dicha cláusula contractual, al entenderse la misma, en igual sentido que las anteriores como, convenidas, predispuestas e impuestas, clausulado en el que perfectamente puede apreciarse el desequilibrio perjudicial para el consumidor, no directamente, sino por la ausencia de la debida transparencia.”

Como consecuencia de la declaración de nulidad de estas cláusulas, así como del contrato de seguro, nuestro cliente solo vendrá obligado a abonar el capital pendiente e intereses del préstamo concertado, detrayendo de la deuda inicialmente reclamada por la entidad, casi 3.000€.

Cuéntanos tu caso sin compromiso: 688 86 49 72

Nueva sentencia ganada tras el pronunciamiento del Tribunal Supremo en materia de gastos de hipoteca

El Juzgado de 1ª Instancia nº 8 de San Sebastián, ha dictado una Sentencia en la que ESTIMA SUSTANCIALMENTE nuestra demanda y condena a pagar las costas procesales a la entidad bancaria BBVA, acogiéndose a la doctrina jurisprudencial marcada por las recientes Sentencias del Tribunal Supremo (23/01/2019; 46/2019, 47/2019, 48/2019 y 49/2019).

En estas sentencias, el Alto Tribunal adopta un criterio salomónico en el reparto de los gastos de constitución de garantía hipotecaria, considerando que la entidad bancaria, como titular del derecho real que grava el inmueble hipotecado, debe pagar el 100% del gasto de inscripción de la hipoteca en el Registro de la propiedad, así como el 50% de los gastos de notaría y gestoría.

Esta interpretación, más restrictiva en relación al criterio sostenido hasta ahora por el Juzgado especializado y por la Audiencia Provincial de Guipúzcoa, ha generado una reducción en las pretensiones económicas de los consumidores en relación con la declaración de nulidad de la cláusula de gastos a cargo del prestatario. No obstante, ello no debe implicar también un reparto en los costes del litigio, pues no hay que olvidar que nuestra pretensión principal es la declaración de nulidad de una o varias cláusulas abusivas, siendo las condenas al abono de cantidades una consecuencia de tal declaración, por imperativo legal (art. 1303 CC).

Así, la variación en la cuantía con respecto a las pretensiones iniciales, no debe conllevar el perjuicio que supone en estos casos para los clientes una no condena en costas, pues nos encontramos ante una estimación sustancial de la demanda. Así lo ha entendido también el Juzgado especializado de San Sebastián, que en su Sentencia de 1 de Febrero de 2019, ganada por este Despacho, condena a la entidad bancaria antes mencionada al abono de parte de los gastos de constitución de hipoteca, de conformidad con el criterio del Tribunal Supremo, y al abono de las costas procesales:

De acuerdo con el art 394.1 LEC, se imponen las costas a la demandada, por haberse estimado sustancialmente la demanda, con independencia de que no se hayan concedido la totalidad de las pretensiones económicas, puesto que las mismas representan una parte accesoria de la pretensión” (Fto Octavo de Sentencia 125/2019, de 1 de Febrero, del Juzgado de 1ª Instancia nº 8 de San Sebastián)

Además, la resolución también se acoge al criterio marcado por el Tribunal Supremo en su Sentencia de 19/12/2018 en relación a los intereses legales de las cantidades objeto de condena, que se devengarán desde la fecha del cobro y no desde la fecha de la reclamación extrajudicial como ha venido sosteniéndose en otras sentencias:
Se ha indicado en la STS 725/2018, de 19 de diciembre, que aunque en nuestro Derecho nacional no existe una previsión específica que se ajuste a esta obligación de restablecimiento de la situación jurídica y económica del consumidor, se trataría de una situación asimilable a la del enriquecimiento injusto, en tanto que el banco se habría lucrado indebidamente al ahorrarse unos costes que legalmente le hubiera correspondido asumir y que, mediante la cláusula abusiva, desplazó al consumidor. Y también tiene similitudes analógicas con el pago de lo indebido, en cuanto que el consumidor hizo un pago indebido y la entidad prestamista, aunque no hubiera recibido directamente dicho pago, se habría beneficiado del mismo, puesto que, al haberlo asumido indebidamente el prestatario, se ahorró el pago de todo o parte de lo que le correspondía. Con la consiguiente obligación de la entidad prestamista de abonar al prestatario las cantidades indebidamente pagadas como consecuencia de la aplicación de la cláusula anulada, con los intereses legales devengados desde la fecha de su pago (sentencia 725/2018, de 19 de diciembre).” (Fto Cuarto de Sentencia 125/2019, de 1 de Febrero, del Juzgado de 1ª Instancia nº 8 de San Sebastián)

La Sentencia también declara la nulidad de las cláusulas de interés de demora, vencimiento anticipado y comisión por reclamación de posiciones deudoras.

En definitiva, un nuevo éxito cosechado a favor de nuestros clientes, a los que agradezco una vez más la confianza depositada en mi Despacho.

¿Hablamos? Clic aquí para ver datos de contacto.

Foto: EITB

¡Feliz 2019!

Desde mi Despacho, les quiero desear un feliz 2019, lleno de prosperidad y deseos cumplidos.

El 2018 ha sido un año lleno de éxitos profesionales, los cuales hubiera sido imposible conseguir sin la confianza depositada por mis clientes. Por tanto, trasmito mi mas sincero agradecimiento a todas aquellas personas que me han confiado la defensa jurídica de sus intereses y asimismo, han posibilitado que otras personas conozcan mi trabajo.

Uno de los pilares básicos en los que se sustenta mi trabajo es la consecución de la excelencia en aras siempre de prestar el mejor servicio al cliente, y esto tampoco sería posible sin el apoyo y la colaboración profesional.

Por ello, este año también he potenciado dos de mis mayores áreas de trabajo, que son la Responsabilidad Civil y los derechos de los consumidores, asociándome con ANAVA-RC (Asociación Nacional de Abogados de Víctimas de Accidentes y Responsabilidad Civil) y participando como despacho co-fundador de Tus Derechos Abogados, una nueva Firma de ámbito estatal dedicada a la defensa jurídica de los consumidores.

Comenzaremos el 2019 con el mismo entusiasmo e ilusión de siempre, trabajando para la defensa de sus intereses.

GRACIAS POR SU CONFIANZA

SENTENCIA GANADA CONTRA KUTXABANK POR NULIDAD DE CLÁUSULAS ABUSIVAS

Gastos de Hipoteca: ¿un pacto privado entre las partes? En una nueva sentencia ganada por este Despacho, Kutxabank ha sido condenada a restituir a los prestatarios los gastos de constitución de hipoteca. El Juzgado especializado de San Sebastián ha estimado íntegramente nuestra demanda, en la que se solicitaba la restitución de las cantidades abonadas por […]

Banco Sabadell condenado a abonar a un cliente los gastos de constitución de su hipoteca

¿Se pueden reclamar los gastos de constitución de una hipoteca aunque se haya hecho mención de ellos en la FIPER/Oferta Vinculante? El Juzgado especializado en cláusulas abusivas de San Sebastián ha dictado sentencia estimatoria de una demanda interpuesta por este Despacho, en la que declara parcialmente nula la cláusula que imputa todos los gastos de constitución […]